EDNA ALANÍS

Por - marzo 16, 2010

La historia de hoy llega desde México para no dejar de sorprenderte. De gerente general en una marca de ropa italiana hasta trabajar en un safari, conoce todos los detalles de cómo se convirtió en chef esta asombrosa protagonista.

 

Nombre completo: Edna Alanís Mejorado
País: México
Nombre de su compañía: GastroBureau
Blog: Edna Alanis

 

¿Cómo describirías tu negocio? GastroBureau es un despacho de consultoría gastronómica. En relación con la gastronomía, ofrecemos servicios de: relaciones públicas, desarrollo de nuevos proyectos, comunicación hacia adentro y afuera de las empresas y capacitación.

¿Por qué decidiste emprenderlo? Uniendo dos etapas de mi vida: 25 años de experiencia en comunicación y estrategia y los 15 años (y contando) trabajando en una escuela de cocina; hace casi 2 años nace un despacho pionero en sus servicios y con resultados fantásticos.

¿Cómo fueron tus orígenes? Desde chica cocinaba en casa… copiaba la receta de alguna revista, decoraba el plato según la foto de la revista; tomaba de mi mamá su mejor mantel, loza, cuchillería de plata, decoraba la mesa en el comedor de mis padres e invitaba a mis amigos a cenar. Yo era muy chica para hacer eso pero me gustaba. Mi mamá se ponía nerviosa por el cristal cortado que era herencia de mi abuela pero yo disfrutaba mucho el momento.

Los años pasaron y trabajé en cosas muy distantes, desde gerente general en una marca de ropa italiana hasta trabajar en un safari con animales en semi-libertad donde aprendí a amar la naturaleza y su entorno; hasta que un día renuncié para tomarme un año sabático en el cuál me dediqué a estudiar cocina y me fue tan bien, que al poco tiempo, la directora de la escuela me invitó a dar una clase para principiantes (ella me enseñó a dar clases). Al descubrir que me encantó la experiencia, vendí mi coche para estudiar y trabajar en España. A mi regreso, la misma escuela me abrió las puertas para darme trabajo durante 15 años; ahí mismo llegué a ser Directora Académica. Viví el crecimiento de la escuela y vi cómo mi ciudad pasó a una nueva etapa gastronómica.

En la escuela donde trabajé me sirvió mucho siempre levantar la mano cuando se piden voluntarios, pues, además de aprender he tenido la fortuna de atender y apoyar a chefs de prestigio internacional.

¿De qué manera exactamente te ayudó KitchenAid en tu trabajo? Al principio, y como muchos, siempre relacioné a KitchenAid con la batidora, pero al entrar al mundo de la gastronomía de forma profesional descubrí que es un sin fin de oportunidades y me fui enamorando de cada artículo que tienen. He tenido la oportunidad de estar presente en eventos de gran prestigio con ellos. Trabajamos de la mano de forma estupenda y ahí fue donde terminé enamorándome.

¿Hasta dónde ha llegado tu éxito? Después de 17 años de trabajo duro, y con el reciente inicio de GastroBureau me siento feliz y con muchas ideas por hacer. Una de mis mayores satisfacciones es haber tenido alumnos que se han lanzado en la vida gastronómica profesionalmente después de haber sido exitosos en sus trabajos, hay quienes han puesto negocios de catering, pastelerías, escrito libros o bien renunciado a su trabajo para estudiar gastronomía de manera formal. Ver como sus negocios son exitosos me hace sentir orgullosa.

¿Has dado trabajo a más gente? Cuando fui directora académica tuve la oportunidad de hacer un equipo de trabajo con chefs muy prestigiados, elegirlos, guiarlos y trabajar juntos. Además otra de las actividades de mi puesto era colaborar en la organización de seminarios con chefs de diferentes partes del mundo.

En GastroBureau aún somos muy pequeños, conmigo trabajan 6 personas, sin embargo a lo largo de todos estos años he tenido la oportunidad de hacer equipo e invitar a muchas personas a colaborar conmigo.

¿Cuáles son tus metas futuras? En este momento todas mis energías están puestas en GastroBureau, así que este despacho es mi pasión, mi legado, mi futuro, mi meta es crecerlo y prestar servicios para empresas multinacionales como KitchenAid.

¿Crees que es importante emprender en tu país? ¿Por qué? Sí, definitivamente. Creo que la economía se construye de abajo hacia arriba y la única forma de reactivarla es apoyando a pequeños empresarios. Frecuentemente colaboro de forma extracurricular con organizaciones dedicadas al apoyo de la microindustria, apoyando a los emprendedores.

¿Cuál es su receta favorita hecha con un electrodoméstico KitchenAid? Tengo muchas recetas favoritas y siempre involucro a KitchenAid pues mi cocina en esta llena sus productos. Pero me fascinan las carnes rojas, y el Roast Beef me encanta cocinarlo, pues el punto perfecto de la carne es todo un reto.

¿Qué electrodomésticos y utensilios KitchenAid no pueden faltar en tu cocina? El hornito eléctrico, el Mini Chopper y la Licuadora Diamond. ¡Los uso todos los días!

¿Qué significa KitchenAid para ti? KitchenAid para mi es un estilo de vida. Representa mi personalidad, me siento muy identificada con la marca, me gusta, la admiro.

¿De qué color y año es tu Batidora KitchenAid? Es color turquesa, tipo sesentera, no recuerdo el año, fue un regalo de cumpleaños y se llama MI KITCHEN.

¿Cuál es tu primer recuerdo con KitchenAid? Mi abuela haciendo mi pastel de cumpleaños cuando era niña.

¿Si tuvieras que escoger una palabra para describir a KitchenAid, cuál sería? Escojo dos palabras: Sensacional y Progreso.

¿Qué consejo le darías a alguien que está por comenzar una pequeña empresa? Mas que consejo, les diría que todo comienzo requiere de: Paciencia, Pasión, Esfuerzo, Locura, Amor, Congruencia y ¡muchos desvelos!

¿Cuál es el mayor desastre que has creado en la cocina? Hace unos 10 años aproximadamente y durante todo ese tiempo, fui ayudante en la clase navideña de la mamá de mi jefa. Doña Maricú es una decana en la pastelería en México y una mujer a quien admiro y aprecio muchísimo y de quién he aprendido mucho; todo el año esperaba trabajar con ella.

Pues bien, la noche de la clase tuvimos una gran audiencia. Estábamos cocinando Pavo Navideño y al retirarlo de la pavera nos dimos cuenta que estaba muy caliente y pesado, entonces al pasarlo a la charola ¡se resbaló y fue a dar al suelo!, se partió en dos, se le salió el relleno y todo esto ¡frente a las alumnas!. Al estar agachadas intentando recoger el desastre, Doña Maricú con su gran carácter y experiencia lo que hizo fue mirarme a los ojos y ¡soltamos la carcajada juntas!.

Al final levantamos el pavo, lo limpiamos, lo cocimos, lo rellenamos de nuevo (con relleno que teníamos guardado) y le pusimos una decoración estratégica para que no se viera el hilo de cocina.

De un desastre aprendí a salir adelante y que casi todo tiene solución.

¿Puede compartir algún secreto culinario heredado de algún familiar? Claro, no debería haber secretos en una cocina, para mi las recetas son para compartirse o terminarán perdiéndose con el paso de los años.

Recuerdo a mi abuela santiguando el horno o una sartén cuando cocinaba, no estoy segura de que funcione del todo bien y la verdad yo no lo hago, pero eso sí, cada vez que meto algo al horno viene a mi mente la imagen de yo de niña frente a ella observándola cuando lo hacia.

De mi madre aprendí la paciencia, ella siempre me dice que si no hay paciencia en la cocina y concentración los resultados nunca serán los esperados, quizá por ese motivo cocino en silencio, nunca pongo música y si me hablan ni cuenta me doy.

Nada mas emocionante que formar parte de este blog y tener la oportunidad de ser leída en América latina.

 

Deja un comentario

Sobre el autor

author

Suscríbete

Posteos Recientes

Síguenos

Síguenos en Instagram

[instagram-feed id="1482273157"]